Navidad: Dios con Nosotros

Padre Juan M. Cavero: Querida Familia de la renovación Carismática llegamos hasta ustedes con este saludo cordial agradeciendo por todo lo vivido recordando las promesas: en una ocasión   Michelle Morán hizo un pequeño resumen de lo vivido, diciéndonos que el Espíritu había soplado de forma soberana y que todos necesitábamos un tiempo para desarrollar en nuestra vida y nuestra misión lo sucedido. Que diéramos gracias por lo recibido y estuviéramos abiertos a lo nuevo, las lluvias de primavera.

El Señor nos había declarado su amor incondicional y nos había recordó que éramos templo de su Espíritu, que buscáramos la unidad, apoyáramos a los jóvenes y formáramos nuevos líderes. Nos había pedido confianza absoluta en su poder, humildad y someter nuestra vida a la cruz.

El día siguiente haríamos una peregrinación de Belén a Jerusalén, desde donde todo comenzó a donde tuvo su cumplimiento, abiertos al Espíritu para seguir escuchando su mensaje profético. Y que el encuentro terminaría en el Cenáculo pidiendo al Señor nos regalará un nuevo Pentecostés con la efusión de su Espíritu para nosotros y nuestros países.

Que en esta Navidad podamos volver a Belén, en la cual la luz brillo para iluminar la oscuridad de la humanidad que caminaba sin Dios. Ir hoy a Belén significa ir al encuentro con Jesús la luz que ilumina el caminar de todo hombre pidiendo Paz y Amor.

«Ustedes, Renovación carismática, han  recibido un gran don del Señor. Han  nacido de una Voluntad del Espíritu Santo como «una corriente de gracia en la Iglesia y para la Iglesia». Ésta es su   definición: una corriente de gracia. […] Han recibido el gran don de la diversidad de los carismas, la diversidad que lleva a la armonía del Espíritu Santo, al servicio de la Iglesia. […] La Renovación carismática es una gran  fuerza al servicio del anuncio del Evangelio, en la alegría del Espíritu Santo. […] ustedes, pueblo de Dios, pueblo de la Renovación carismática, vigilen  para no perder la libertad que el Espíritu Santo les  ha dado. […] Espero de ustedes  que compartán con todos, en la Iglesia, la gracia del Bautismo en el Espíritu Santo »Discurso del Papa Francisco a la Renovación Carismática con ocasión de la 37 Convocación de la RnS Estadio Olímpico · Roma, Italia 01 junio 2014

Finalmente Jesucristo viene a la vida del hombre para iluminar la vida y darle sentido. Por eso la gente canta el Aleluya, es decir manifiesta su alegría. Rumbo al Jubileo de Oro, para extender la llama y hacer brillar nuestra Diakonia.