SEMINARIOS DE INICIACIÓN DE LA VIDA EN EL ESPÍRITU SANTO

Tal como lo expresara el mes pasado, los Seminarios de Vida son la clave de este momento de la historia de la evangelización. Perdida la “cultura católica” una de las maneras de volver a tocar el corazón de las personas y de lograr de esa manera el “encuentro personal con Cristo” son los Seminarios de Vida. Por ello, e insisto en esta idea, debemos revisar, profundizar y multiplicar nuestros Seminarios de Vida.

Les sigo compartiendo lo que CONCLAT (Consejo Carismático Latino-americano) nos propone como elementos básicos de los Seminarios de Vida. En esta oportunidad les hago mención a lo que se nos propone sobre la metodología , los temas y secuencia.

 METODOLOGÍA

  • Proclamar el anuncio de la salvación, de manera clara y sencilla.
  • Compartir en pequeños grupos sobre los textos bíblicos.
  • Dar testimonios de personas que han experimentado una fuerte transformación.
  • Dedicar momentos personalizados de oración para los participantes del Seminario.
  • Suscitar el deseo de los participantes para vivir una profunda vida sacramental y vincularse de una manera activa a la vida eclesial (Parroquias/Grupos de Oración).

TEMAS Y SECUENCIA

  • Introducción (Presentación del Seminario y de la RCC)
  • El Amor de Dios
  • El Pecado y sus Consecuencias
  • La Salvación en Cristo
  • Fe y Conversión
  • Señorío de Cristo
  • La Promesa del Padre: el Espíritu Santo
  • Vida Nueva

Hasta aquí el texto de CONCCLAT. Quisiera dejar algunas preguntas para que podamos discernir, evaluar y mejorar.

SOBRE LA METODOLOGÍA 

  1. Quienes dan los temas del Seminario, ¿Son testigos confiables, es decir, expresan en los distintos ámbitos de su vida lo que están predicando? Especialmente, ¿Se ve esta coherencia entre fe y vida en el ámbito familiar, laboral y/o eclesial?
  2. El pastoreo (el cuidado y la atención) es un aspecto importante del Seminario de Vida. Quienes ejercen este ministerio, ¿Son hermanos crecidos en la fe y con el carisma?
  3. El Seminario de Vida renueva los Sacramentos de la Iniciación Cristiana. ¿Aseguramos tiempos y sacerdotes para la celebración del Sacramento de la Reconciliación y de la Eucaristía?

 SOBRE LOS TEMAS Y SU SECUENCIA 

  1. Los Seminarios tienen una lógica espiritual que debemos cuidar. ¿Respetamos los temas y su secuencia? ¿Hemos agregado o suprimido temas?
  2. Durante la prédica de los temas, ¿Los hemos catequizado haciendo perder el impacto kerygmático de los mismos?

Con respecto a esta última pregunta también ahora quisiera hacer mención a un riesgo (peligro, desviación) que se puede dar en los Seminarios de Vida. Lamentablemente en algunas ocasiones sucede que los temas del Seminario de Vida terminan siendo más una enseñanza que una predicación. La diferencia básica es que la predicación apunta al corazón mientras que la enseñanza apunta a la cabeza. Aporto un ejemplo para que se entienda. En el tema: “El pecado y sus consecuencias” (podría ser en cualquier otro tema), no es lo mismo que un participante de un Seminario de Vida salga convencido (no culposo) de su pecado y desee recibir el Sacramento de la Reconciliación, a que terminado el tema pueda explicar claramente qué es el pecado pero no muestre signos de arrepentimiento y conversión.

Para pensar, discernir y renovar.

¡Ven Espíritu Santo!