El Encuentro lo sentí maravilloso. Lo viví de tres maneras junto a Jesús: dejando que Él sanara mi dolor, estando con los jóvenes de mi Grupo y observando cómo estaban entregados a Dios.

La votación la viví espectacular, sabiendo que fue algo histórico y que se daba delante de tantos jóvenes, sintiendo la oración de cada uno. Me encantó ver la obra de Jesús.

Andrea Becerra

Este Encuentro Nacional de Jóvenes fue muy importante para mi vida como sierva del Señor, muy significativo en muchos sentidos. Sentí el obrar del Señor tanto a nivel comunitario como en lo personal. Hace como 15 años el Señor me llamó a trabajar por los jóvenes de la RCC, integré la primera Secretaría de Jóvenes del País, desde entonces viví momentos de mucha oración, de alegrías, tristezas, de pruebas, de dolor pero siempre acompañada de bellas personas, verdaderos hermanos en la fe, con quienes oramos, servimos,  soñamos y vimos cumplir las promesas de Dios. En este encuentro, aparte de ver, de ser testigo de cómo Jesús tocó cada corazón, vi cómo se cumplía un sueño que comenzó hace 15 años, un momento realmente histórico para los jóvenes la RCC, ellos eligieron a su Delegado Nacional, por primera vez en la historia de la RCC de Argentina. Me hubiera gustado que todos estos hermanos que aportaron y que soñaron con esto estén presentes. Difícil es nombrar a cada uno, porque fueron muchos los que aportaron con su servicio hasta llegar a la Secretaría saliente, pero no puedo llegar a este momento, sin destacar y agradecer a quien se jugó, apostó, confió y nos alentó, diciendo que los jóvenes podían cumplir sus sueños y ocupar los lugares a los que el Señor los llamaba, nos dio un lugar en la nación: “Los jóvenes no son solo el futuro, son el presente”, mi querido hermano Rubén Sánchez.  Gracias Señor por sus vidas por el servicio prestado, por cumplir tu promesa en cada uno de ellos.

Y como les decía, también a nivel personal, otro gran regalo del Señor, tuve la gracia y el orgullo de ver a mi hija Sofía, iniciar su servicio como delegada Diocesana. Gracias mi Señor por haberme llamado, elegido, por permitirme sembrar y sobre todo ver parte de la cosecha. Por ver a mi hija e hijos espirituales crecer, madurar en la fe y servirte que es el mayor regalo que podemos tener como hijos tuyos y miembros de esta Iglesia. Y para terminar, me atrevo a tomar las palabras del Coordinador Nacional Daniel Aimaretti, dirigida a los jóvenes en este Encuentro, algo que ellos no deben olvidar: “Chicos, no tengan miedo de empujar, empujen,…  tienen que empujar y el lugar lo van a tener”.

Gloria Dios!! A Él sea toda la Gloria por los siglos de los siglos Amén.

Yisella Noemí Grego

La experiencia de este Retiro fue totalmente diferente a todos los años que pasaron porque lo viví desde el servicio. Si bien antes acompañaba a los chicos de mi diócesis, ahora tuve que acompañar a la Región, trabajando con los hermanos de Secretaría. La experiencia me marcó mucho, fue muy fuerte.

Cuando me pidieron que diera un testimonio al frente de todos, la oración que hicieron por la Secretaría luego de la votación, la oración de imposición de manos del Padre, fue muy fuerte. No lo demostraba pero la procesión iba por dentro.

En la votación estaba muy nerviosa, incluso más nerviosa que los mismos candidatos, el corazón me latía fuerte. Lo sentí muy propio, pensando en la historia que Dios estaba escribiendo, vivirlo desde adentro fue espectacular. Sentí la entrega total de cada uno. Cuando Yuan leyó la Palabra que el Señor regaló, también pensaba qué grande que es Dios.

La primera reunión de la Secretaría, fue muy linda porque conocimos a los jóvenes nuevos. A mí me cuesta conocer a más personas, integrarme. Me gustaría tener la misma apertura  que tuvieron conmigo, hacia los jóvenes que recién se integran a la Secretaría, esa calidez. Que te reciban bien, cambia totalmente la perspectiva.

Estaría bueno que en las próximas reuniones estemos todos para poder conocernos más.

Celeste Belén Bustos

Como testimonio de ese fin de semana, puedo comentar que es una alegría muy grande lo que hemos vivido. Ha sido un corolario desde la coordinación de Pino Viana cuando se formó la primera Secretaría. Recuerdo algunos nombres como Mariela Freire, Gabriel Rinaudo, Yisella Grego, Carolina Zanin. Ésta última como responsable de esa secretaría que había sido designada por el Equipo Nacional para dar inicio a un trabajo diferenciado con los jóvenes.

No se puede dejar de lado, el servicio de Rubén Sánchez y el acompañamiento personalizado que tuvo con los jóvenes, fue fundamental en los últimos tiempos. Él hablaba de “refundar la Renovación”, aunque pienso que la palabra adecuada era “deconstruir” (tomando lo que ya estaba y dándole un sentido nuevo, diferente, renovado). Eso se ha visto a través de la participación de todos. El trabajo de Rubén permitió que se dieran pasos agigantados dentro de estas secretarías.

Ahora, el Equipo Nacional ha dado un paso grande permitiéndole a la Secretaría de Jóvenes, designar por primera vez un responsable que naciera desde el corazón de los jóvenes.

Me ha tocado acompañar en éste último tiempo como responsable de la Comisión, al delegado por el Equipo Nacional pero no así elegido por los jóvenes. Todos estos pasos han sido hechos por el Espíritu Santo. Caminamos a buen ritmo.

Hoy damos un paso grande desde Tucumán que es mi lugar de procedencia hasta “Fuerte Apache”, que es el lugar donde desemboca este camino de la Renovación Carismática de Jóvenes. Es donde se inicia una historia de vida, que es la historia de Romina que ha comenzado este servicio, preguntándose: “¿Para qué Dios me quiere viva?”

Este fin de semana que pasó, con la respuesta del Santo Padre, “Cristo está vivo y te quiere vivo”, le da la respuesta a los jóvenes a través de Romina diciéndole: Yo la quiero viva a ella porque quiero que le de vida a la RCC, en especial a los jóvenes.

Hoy desde la región Buenos Aires sale la responsable, la guía, la Delegada Nacional de Jóvenes que es la que va a ir encendiendo el corazón de todos los jóvenes.

Le doy gracias a Dios por ser partícipe de este momento, porque he sido testigo de muchas cosas. Con la tranquilidad de que podríamos haber hecho más y/o mejor, pero lo que pasó el fin de semana en Villa Giardino, es lo mejor que le pudo haber pasado a los Jóvenes de la RCC, siento que la Delegada que ha sido la primer Delegada elegida por jóvenes quedando así grabada en la historia de los jóvenes la Renovación Carismática de Argentina. Que haya sido designada es una alegría y también saber que las personas que la acompañan son más crecidas que nosotros en todos los sentidos, en misericordia, en amor, cariño, respeto, sobre todo en docilidad al Espíritu Santo.

Le damos gracias a Dios porque nosotros adultos ya con nuestras heridas y cosas, nos podemos hacer a un costado con la tranquilidad de haber dejado nuestro corazón y con la tranquilidad que los que vienen tienen un corazón más amplio todavía.

Le doy gracias a Dios y para mí, el testimonio más grande de ese encuentro es éste, en toda una vida de luchas, de peleas, de ir y venir, se desemboca en una secretaría crecida, formada, única, nueva, acompañada por una joven que acompañará a todos los jóvenes, que es madura y que acompañará desde su juventud a todos en la Argentina.

Muchas bendiciones!!

Carlos Valdez

En la votación estaba súper nerviosa, pensando en lo que perseveramos, montón de sucesos vividos, cómo Dios va obrando. Es lindo ver que se concreta el deseo de Dios.

Sentí mucha alegría cuando vi la Secretaría formada. Hay mucho por hacer, hay mucho por decir y espero ansiosa la próxima reunión, para hablar y orar. Eso me parece fundamental.

Viví muy lindo el encuentro, fue intenso, pero con mucha libertad, con mucha alegría. Espero que todos podamos vivirlo de esa manera porque uno disfruta del servicio. Eso fue lo que pasó en este encuentro para mí.

Besos y bendiciones.

María Magdalena Ojeda

Compartimos la alegría con los jóvenes, de nuestra bendita corriente de gracia de Argentina.

En el marco de una verdadera fiesta del Espíritu Santo, fuimos testigos del obrar de DIOS, que a través de YUAN LIAO y de forma creativa e innovadora, transmitió el mensaje de DIOS, atrayendo la atención de estos jóvenes.

Quedando así de manifiesto, el dinamismo del Espíritu Santo, que nos desinstala en la búsqueda de nuevas y variadas formas de evangelizar, no sólo a los jóvenes, sino a todo aquel que sea atraído por su mensaje

Nuevas formas de evangelizar, nuevo periodo de servicio de la Secretaría de jóvenes, un solo cuerpo unido en el amor de Cristo Jesús que vive y reina.

Juan Martín Gamboggi

El Encuentro de jóvenes fue muy gratificante. La espontaneidad y la alegría junto con los momentos de oración demostraron la madurez en la fe.

Creo que la Secretaría tiene una gran tarea por delante y no tengan dudas de que contarán con todo el apoyo del Equipo Nacional, bendiciones.

Daniel Aimaretti

Escribir un informe para poder expresar todo lo vivido en el Encuentro  Nacional de Jóvenes, me llena de gozo, porque contar una historia de lo transcurrido, es mucho más que eso, es poder recordar y volver a sentir el amor de Dios que con el fuego del Espíritu Santo sopló con poder bajo el lema: CRISTO VIVE Y TE QUIERE VIVO.

Dicho encuentro contó con la participación de muchos jóvenes de todos los rincones de la Patagonia: Según el sistema Web de la RCC; Neuquén 9 jóvenes, Viedma 7 jóvenes, Río Gallegos 3 jóvenes, Río Negro 49 jóvenes.    Fue una experiencia hermosa que al final del mismo se notaban los rostros de extrañamiento con despedidas que decían” ¡Hasta pronto!”

El Señor permitió durante esos 3 días estar en el cielo con hermanos/as maravillosos. Fue muy interesante y entusiasta la dinámica del Encuentro, se reflejó un intenso trabajo con líderes jóvenes que movieron los corazones con un espíritu creativo.

El taller brindado por matrimonios jóvenes, evangelizando con testimonio vivo del amor de Dios en sus vidas, fue un momento de encuentro entre los jóvenes invitándolos a reflexionar sobre las realidades que hoy se viven, dando esperanzas y confianza que SÍ es posible construir una familia con todos los cuidados que tenemos que tener para edificarla, teniendo como base la alianza del amor de Dios que hará que todo sea posible si su voluntad lo permite.                      Y quiero traer del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas (8, 19-21):

La madre y los hermanos de Jesús fueron a verlo, pero no pudieron acercarse a causa de la multitud. Entonces le anunciaron a Jesús: “Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren verte”. Pero él les respondió: “Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la practican”.

 Palabra de Dios que nos invita a reflexionar y decir que la familia de Jesús ya se había ampliado mucho antes de que Él pronunciara estas palabras. Ya había muchos discípulos y discípulas que lo seguían, y mucha gente atraída por la novedad del Reino de Dios, como en esta circunstancia que leemos. Las palabras de Jesús expresan una realidad que ya se estaba viviendo y continúa hasta hoy: la Palabra nos congrega en una nueva familia.

Un Encuentro Nacional donde se eligió a la nueva Delegada Nacional; considero que esto fue muy valioso porque los jóvenes pudieron participar de ese momento en particular y cómo la fuerza de la oración fue dando su fruto en el transcurrir, definiendo además posteriores actividades juveniles en sus respectivas sedes, trazando algunos lineamientos para el trabajo con los jóvenes en las regiones: un espacio de evangelización juvenil más importante para los jóvenes de la RCC marcado profundamente por la oración, la formación y un compartir fraterno de cada una de las comunidades juveniles carismáticas que contribuyen en el fortalecimiento de nuestra espiritualidad.

Todo lo vivido fue un espacio, donde el Señor ha renovado corazones jóvenes que tuvieron muchos de ellos por primera vez su encuentro personal con el Señor. Experiencia renovadora del amor de Dios, que impulsará a redescubrir la fuerza y la belleza de la fe, un verdadero encuentro de gracia y bendición que pone a los jóvenes en la dinámica de vivir con alegría su vida cristiana.

Se vivieron intensamente 3 días de alegría y gozo en los corazones con la oración, formación y de compartirse con otros/as. El Espíritu Santo ha hecho un nuevo Bautismo en el Espíritu, un nuevo Pentecostés en cada uno/a de los jóvenes. Por eso es importante seguir acompañándolos e invitándolos a prepararse, mediante la Eucaristía diaria, la oración personal y comunitaria, una Iglesia en salida como nos pide el Papa Francisco porque es allí donde el servicio se renueva con la fuerza del amor de Dios.

Oremos y ¡Ánimo! Dios te Bendiga

Carlos David Galdame