PRIMERO ES LO PRIMERO

PRIMERO ES LO PRIMERO

Sabemos que el Señor tiene un sentido del humor maravilloso. Y junto a esto siempre está atento para ayudarnos a sacar enseñanzas de las más diversas situaciones. Esto fue lo que hizo hoy conmigo…

Hace varios días venía escribiendo este artículo y como siempre en la medida que lo leo y releo van surgiendo correcciones, agregados y cortes. Además cuando celebro la Santa Misa por la mañana aprovecho para luego de la misma hacer un rato de adoración delante del Santísimo Sacramento. Hasta ahí nada que rompiera una cierta rutina.

Pero…

Mientras estaba delante de Jesús Eucaristía escuché claramente cómo el Señor me “invitaba” con sencillez y a la vez con firmeza a cambiar totalmente el artículo de este mes. Su palabra en mi corazón fue muy clara: “Lo primero es lo primero… Yo soy el primero y luego viene lo demás…”

En ese momento entendí… La primera lectura de hoy (Ag 1, 1-8) lo deja muy claro… mientras que el pueblo que regresa del destierro se preocupa más por sí mismo y sus cosas, Dios manifiesta que Él es el primero y que si se dedican a Él y a su casa entonces manifestará su Gloria. Y lo hace mostrando cómo los esfuerzos y trabajos de Israel son fatiga inútil.

Dice el Señor en Ag 1,5-6: “Ahora bien, así habla el Señor de los ejércitos: ¡Consideren la situación en que se encuentran! Ustedes han sembrado mucho, pero han cosechado poco; han comido, pero no se han saciado; han bebido, pero no han apagado su sed; se han vestido, pero no se han abrigado; y el asalariado ha puesto su jornal en saco roto.

Te invito a que reflexiones y te preguntes a la luz de la Palabra de Dios: ¿En qué estás gastando tu tiempo, tus fuerzas, tus energías? ¿No te parece que muchas veces como servidores dedicamos mucho tiempo y esfuerzos a nuestros Grupos de Oración, a nuestras Secretarías a nuestros Equipos  y sin embargo son muy pocos los frutos a recoger? Nuestros Grupos de Oración ya no tienen el poder y la fuerza de otros tiempos. Muchas veces se percibe falta de vigor, de entusiasmo, de pasión y celo evangélico…

Y el Señor en su infinita misericordia no sólo nos ilumina para mostrarnos dónde está nuestro problema sino que además nos enseña como padre que educa a su hijo la manera de salir de esa situación…

Ag 1,8 : “Suban a la montaña traigan madera y reconstruyan la Casa; yo la aceptaré gustoso y manifestaré mi gloria, dice el Señor.”

¿En qué consiste este subir a la montaña, traer madera y construir el Templo? Sin ser un especialista en exégesis bíblica me atrevo a proponer una interpretación.

De fondo está la invitación del Señor a una nueva y profunda conversión. No solo o primeramente una conversión moral (dejar de hacer el mal y comenzar a hacer el bien) sino una conversión espiritual y profunda hacia Dios… Dejar de mirar y actuar por lo que nos parece y volvernos de cara a Dios.

Subir a la montaña: La montaña es bíblicamente el lugar donde Dios se revela, se da a conocer. Ir hacia la montaña es descubrir al Dios que se muestra y lo hacemos sobre todo con la alabanza. Hay que volver a la verdadera y profunda alabanza tanto personal como comunitaria. Profundizar, mejorar y vivir en alabanza. Rompiendo ese espíritu de queja que nos ha ido invadiendo. Dice el Catecismo de la Iglesia: 2639 “La alabanza es la forma de orar que reconoce de la manera más directa que Dios es Dios. Le canta por Él mismo, le da gloria no por lo que hace, sino por lo que Él es. Participa en la bienaventuranza de los corazones puros que le aman en la fe antes de verle en la gloria…”

Traer madera: La segunda acción implica nuestro esfuerzo. Aunque parezca una obviedad, en la montaña voy a encontrar árboles no los listones de madera. Hay que trabajar para sacar la madera de los árboles. Este esfuerzo consiste en tomar conciencia de que no alcanza sólo con la oración. La oración será lo primero pero no lo único. San Benito acuñó una frase famosa y necesaria: “Ora et labora” (Reza y trabaja). Tenemos que trabajar con arte y dedicación. Hay que saber cómo cortar la madera para no arruinarla. Lo sintetizaría con la siguiente frase. Tengo que saber qué hacer. Formarme para servir no para acumular conocimiento. Lamentablemente conozco personas que se llenan la boca de los años que llevan en la Renovación y son incapaces de formarse y servir. Con el pretendido y falso principio de “el Espíritu nos inspira” o “nos dejamos llevar por el Espíritu” terminamos haciendo sólo lo que nos gusta y no lo que el Señor quiere. El Documento de Aparecida le dedica un capítulo entero (Cap. 6) al tema de la formación. No es un tema menor.

Construir el Templo: El Templo siempre ha sido el lugar físico de encuentro con Dios. Ese Templo somos cada uno de nosotros. Es caminar, crecer y vivir en santidad. Sin santidad personal difícilmente lo que encaremos sea un templo donde Dios habite. Hoy, creo y puedo equivocarme, hemos dejado a un lado nuestro camino de santidad, ha dejado de ser una prioridad. Estamos ocupados en un montón de cosas, muy buenas por cierto, pero que no son nuestra santidad. Tal como lo describe de manera muy clara el Documento de Aparecida, estamos llamados a la santidad, es decir, llamados a seguir a Jesucristo, a configurarnos a Él, enviados a llevar la Buena Noticia y a vivir cada día y en cada momento animados por el Espíritu Santo.

¿Lo pensamos?

¡¡¡Ven Espíritu Santo!!!

Testimonios ENJ 2019

Testimonios ENJ 2019

El Encuentro lo sentí maravilloso. Lo viví de tres maneras junto a Jesús: dejando que Él sanara mi dolor, estando con los jóvenes de mi Grupo y observando cómo estaban entregados a Dios.

La votación la viví espectacular, sabiendo que fue algo histórico y que se daba delante de tantos jóvenes, sintiendo la oración de cada uno. Me encantó ver la obra de Jesús.

Andrea Becerra

Este Encuentro Nacional de Jóvenes fue muy importante para mi vida como sierva del Señor, muy significativo en muchos sentidos. Sentí el obrar del Señor tanto a nivel comunitario como en lo personal. Hace como 15 años el Señor me llamó a trabajar por los jóvenes de la RCC, integré la primera Secretaría de Jóvenes del País, desde entonces viví momentos de mucha oración, de alegrías, tristezas, de pruebas, de dolor pero siempre acompañada de bellas personas, verdaderos hermanos en la fe, con quienes oramos, servimos,  soñamos y vimos cumplir las promesas de Dios. En este encuentro, aparte de ver, de ser testigo de cómo Jesús tocó cada corazón, vi cómo se cumplía un sueño que comenzó hace 15 años, un momento realmente histórico para los jóvenes la RCC, ellos eligieron a su Delegado Nacional, por primera vez en la historia de la RCC de Argentina. Me hubiera gustado que todos estos hermanos que aportaron y que soñaron con esto estén presentes. Difícil es nombrar a cada uno, porque fueron muchos los que aportaron con su servicio hasta llegar a la Secretaría saliente, pero no puedo llegar a este momento, sin destacar y agradecer a quien se jugó, apostó, confió y nos alentó, diciendo que los jóvenes podían cumplir sus sueños y ocupar los lugares a los que el Señor los llamaba, nos dio un lugar en la nación: “Los jóvenes no son solo el futuro, son el presente”, mi querido hermano Rubén Sánchez.  Gracias Señor por sus vidas por el servicio prestado, por cumplir tu promesa en cada uno de ellos.

Y como les decía, también a nivel personal, otro gran regalo del Señor, tuve la gracia y el orgullo de ver a mi hija Sofía, iniciar su servicio como delegada Diocesana. Gracias mi Señor por haberme llamado, elegido, por permitirme sembrar y sobre todo ver parte de la cosecha. Por ver a mi hija e hijos espirituales crecer, madurar en la fe y servirte que es el mayor regalo que podemos tener como hijos tuyos y miembros de esta Iglesia. Y para terminar, me atrevo a tomar las palabras del Coordinador Nacional Daniel Aimaretti, dirigida a los jóvenes en este Encuentro, algo que ellos no deben olvidar: “Chicos, no tengan miedo de empujar, empujen,…  tienen que empujar y el lugar lo van a tener”.

Gloria Dios!! A Él sea toda la Gloria por los siglos de los siglos Amén.

Yisella Noemí Grego

La experiencia de este Retiro fue totalmente diferente a todos los años que pasaron porque lo viví desde el servicio. Si bien antes acompañaba a los chicos de mi diócesis, ahora tuve que acompañar a la Región, trabajando con los hermanos de Secretaría. La experiencia me marcó mucho, fue muy fuerte.

Cuando me pidieron que diera un testimonio al frente de todos, la oración que hicieron por la Secretaría luego de la votación, la oración de imposición de manos del Padre, fue muy fuerte. No lo demostraba pero la procesión iba por dentro.

En la votación estaba muy nerviosa, incluso más nerviosa que los mismos candidatos, el corazón me latía fuerte. Lo sentí muy propio, pensando en la historia que Dios estaba escribiendo, vivirlo desde adentro fue espectacular. Sentí la entrega total de cada uno. Cuando Yuan leyó la Palabra que el Señor regaló, también pensaba qué grande que es Dios.

La primera reunión de la Secretaría, fue muy linda porque conocimos a los jóvenes nuevos. A mí me cuesta conocer a más personas, integrarme. Me gustaría tener la misma apertura  que tuvieron conmigo, hacia los jóvenes que recién se integran a la Secretaría, esa calidez. Que te reciban bien, cambia totalmente la perspectiva.

Estaría bueno que en las próximas reuniones estemos todos para poder conocernos más.

Celeste Belén Bustos

Como testimonio de ese fin de semana, puedo comentar que es una alegría muy grande lo que hemos vivido. Ha sido un corolario desde la coordinación de Pino Viana cuando se formó la primera Secretaría. Recuerdo algunos nombres como Mariela Freire, Gabriel Rinaudo, Yisella Grego, Carolina Zanin. Ésta última como responsable de esa secretaría que había sido designada por el Equipo Nacional para dar inicio a un trabajo diferenciado con los jóvenes.

No se puede dejar de lado, el servicio de Rubén Sánchez y el acompañamiento personalizado que tuvo con los jóvenes, fue fundamental en los últimos tiempos. Él hablaba de “refundar la Renovación”, aunque pienso que la palabra adecuada era “deconstruir” (tomando lo que ya estaba y dándole un sentido nuevo, diferente, renovado). Eso se ha visto a través de la participación de todos. El trabajo de Rubén permitió que se dieran pasos agigantados dentro de estas secretarías.

Ahora, el Equipo Nacional ha dado un paso grande permitiéndole a la Secretaría de Jóvenes, designar por primera vez un responsable que naciera desde el corazón de los jóvenes.

Me ha tocado acompañar en éste último tiempo como responsable de la Comisión, al delegado por el Equipo Nacional pero no así elegido por los jóvenes. Todos estos pasos han sido hechos por el Espíritu Santo. Caminamos a buen ritmo.

Hoy damos un paso grande desde Tucumán que es mi lugar de procedencia hasta “Fuerte Apache”, que es el lugar donde desemboca este camino de la Renovación Carismática de Jóvenes. Es donde se inicia una historia de vida, que es la historia de Romina que ha comenzado este servicio, preguntándose: “¿Para qué Dios me quiere viva?”

Este fin de semana que pasó, con la respuesta del Santo Padre, “Cristo está vivo y te quiere vivo”, le da la respuesta a los jóvenes a través de Romina diciéndole: Yo la quiero viva a ella porque quiero que le de vida a la RCC, en especial a los jóvenes.

Hoy desde la región Buenos Aires sale la responsable, la guía, la Delegada Nacional de Jóvenes que es la que va a ir encendiendo el corazón de todos los jóvenes.

Le doy gracias a Dios por ser partícipe de este momento, porque he sido testigo de muchas cosas. Con la tranquilidad de que podríamos haber hecho más y/o mejor, pero lo que pasó el fin de semana en Villa Giardino, es lo mejor que le pudo haber pasado a los Jóvenes de la RCC, siento que la Delegada que ha sido la primer Delegada elegida por jóvenes quedando así grabada en la historia de los jóvenes la Renovación Carismática de Argentina. Que haya sido designada es una alegría y también saber que las personas que la acompañan son más crecidas que nosotros en todos los sentidos, en misericordia, en amor, cariño, respeto, sobre todo en docilidad al Espíritu Santo.

Le damos gracias a Dios porque nosotros adultos ya con nuestras heridas y cosas, nos podemos hacer a un costado con la tranquilidad de haber dejado nuestro corazón y con la tranquilidad que los que vienen tienen un corazón más amplio todavía.

Le doy gracias a Dios y para mí, el testimonio más grande de ese encuentro es éste, en toda una vida de luchas, de peleas, de ir y venir, se desemboca en una secretaría crecida, formada, única, nueva, acompañada por una joven que acompañará a todos los jóvenes, que es madura y que acompañará desde su juventud a todos en la Argentina.

Muchas bendiciones!!

Carlos Valdez

En la votación estaba súper nerviosa, pensando en lo que perseveramos, montón de sucesos vividos, cómo Dios va obrando. Es lindo ver que se concreta el deseo de Dios.

Sentí mucha alegría cuando vi la Secretaría formada. Hay mucho por hacer, hay mucho por decir y espero ansiosa la próxima reunión, para hablar y orar. Eso me parece fundamental.

Viví muy lindo el encuentro, fue intenso, pero con mucha libertad, con mucha alegría. Espero que todos podamos vivirlo de esa manera porque uno disfruta del servicio. Eso fue lo que pasó en este encuentro para mí.

Besos y bendiciones.

María Magdalena Ojeda

Compartimos la alegría con los jóvenes, de nuestra bendita corriente de gracia de Argentina.

En el marco de una verdadera fiesta del Espíritu Santo, fuimos testigos del obrar de DIOS, que a través de YUAN LIAO y de forma creativa e innovadora, transmitió el mensaje de DIOS, atrayendo la atención de estos jóvenes.

Quedando así de manifiesto, el dinamismo del Espíritu Santo, que nos desinstala en la búsqueda de nuevas y variadas formas de evangelizar, no sólo a los jóvenes, sino a todo aquel que sea atraído por su mensaje

Nuevas formas de evangelizar, nuevo periodo de servicio de la Secretaría de jóvenes, un solo cuerpo unido en el amor de Cristo Jesús que vive y reina.

Juan Martín Gamboggi

El Encuentro de jóvenes fue muy gratificante. La espontaneidad y la alegría junto con los momentos de oración demostraron la madurez en la fe.

Creo que la Secretaría tiene una gran tarea por delante y no tengan dudas de que contarán con todo el apoyo del Equipo Nacional, bendiciones.

Daniel Aimaretti

Escribir un informe para poder expresar todo lo vivido en el Encuentro  Nacional de Jóvenes, me llena de gozo, porque contar una historia de lo transcurrido, es mucho más que eso, es poder recordar y volver a sentir el amor de Dios que con el fuego del Espíritu Santo sopló con poder bajo el lema: CRISTO VIVE Y TE QUIERE VIVO.

Dicho encuentro contó con la participación de muchos jóvenes de todos los rincones de la Patagonia: Según el sistema Web de la RCC; Neuquén 9 jóvenes, Viedma 7 jóvenes, Río Gallegos 3 jóvenes, Río Negro 49 jóvenes.    Fue una experiencia hermosa que al final del mismo se notaban los rostros de extrañamiento con despedidas que decían” ¡Hasta pronto!”

El Señor permitió durante esos 3 días estar en el cielo con hermanos/as maravillosos. Fue muy interesante y entusiasta la dinámica del Encuentro, se reflejó un intenso trabajo con líderes jóvenes que movieron los corazones con un espíritu creativo.

El taller brindado por matrimonios jóvenes, evangelizando con testimonio vivo del amor de Dios en sus vidas, fue un momento de encuentro entre los jóvenes invitándolos a reflexionar sobre las realidades que hoy se viven, dando esperanzas y confianza que SÍ es posible construir una familia con todos los cuidados que tenemos que tener para edificarla, teniendo como base la alianza del amor de Dios que hará que todo sea posible si su voluntad lo permite.                      Y quiero traer del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo según San Lucas (8, 19-21):

La madre y los hermanos de Jesús fueron a verlo, pero no pudieron acercarse a causa de la multitud. Entonces le anunciaron a Jesús: “Tu madre y tus hermanos están ahí afuera y quieren verte”. Pero él les respondió: “Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios y la practican”.

 Palabra de Dios que nos invita a reflexionar y decir que la familia de Jesús ya se había ampliado mucho antes de que Él pronunciara estas palabras. Ya había muchos discípulos y discípulas que lo seguían, y mucha gente atraída por la novedad del Reino de Dios, como en esta circunstancia que leemos. Las palabras de Jesús expresan una realidad que ya se estaba viviendo y continúa hasta hoy: la Palabra nos congrega en una nueva familia.

Un Encuentro Nacional donde se eligió a la nueva Delegada Nacional; considero que esto fue muy valioso porque los jóvenes pudieron participar de ese momento en particular y cómo la fuerza de la oración fue dando su fruto en el transcurrir, definiendo además posteriores actividades juveniles en sus respectivas sedes, trazando algunos lineamientos para el trabajo con los jóvenes en las regiones: un espacio de evangelización juvenil más importante para los jóvenes de la RCC marcado profundamente por la oración, la formación y un compartir fraterno de cada una de las comunidades juveniles carismáticas que contribuyen en el fortalecimiento de nuestra espiritualidad.

Todo lo vivido fue un espacio, donde el Señor ha renovado corazones jóvenes que tuvieron muchos de ellos por primera vez su encuentro personal con el Señor. Experiencia renovadora del amor de Dios, que impulsará a redescubrir la fuerza y la belleza de la fe, un verdadero encuentro de gracia y bendición que pone a los jóvenes en la dinámica de vivir con alegría su vida cristiana.

Se vivieron intensamente 3 días de alegría y gozo en los corazones con la oración, formación y de compartirse con otros/as. El Espíritu Santo ha hecho un nuevo Bautismo en el Espíritu, un nuevo Pentecostés en cada uno/a de los jóvenes. Por eso es importante seguir acompañándolos e invitándolos a prepararse, mediante la Eucaristía diaria, la oración personal y comunitaria, una Iglesia en salida como nos pide el Papa Francisco porque es allí donde el servicio se renueva con la fuerza del amor de Dios.

Oremos y ¡Ánimo! Dios te Bendiga

Carlos David Galdame

Elección Primer Delegado de Jóvenes de Argentina

Elección Primer Delegado de Jóvenes de Argentina

Hace más de quince años se iniciaba en Argentina el trabajo con los jóvenes de la RCC. Se conformaba la Primera Secretaría de Jóvenes, todos ellos designados por sus Coordinadores Regionales. El camino de servicio no fue sencillo, se vivieron muchos momentos, etapas de mucha oración, de alegrías, tristezas, de pruebas, de dolor, pero siempre se conformaron equipos de bellas personas, verdaderos hermanos en la fe, quienes oraron, sirvieron, soñaron y vieron cumplir las promesas de Dios.

Uno de los grandes sueños que se ponía a los pies del Señor, es el que se vio cumplir en este último Encuentro Nacional de Jóvenes, un momento realmente histórico para los jóvenes la RCC, ellos eligieron a su Delegado Nacional, por primera vez en la historia de la RCC de Argentina, “no designado, elegido por sus pares”.

Los representantes de cada Región, Secretarías Regionales conformadas por todos los delegados diocesanos, oraron y discernieron a quién el Señor elegía para que los represente en todo el país. En ese momento eran acompañados por la oración de todos los jóvenes presentes en el Encuentro, adultos acompañantes de cada delegación y algunos miembros del Equipo Nacional, entre ellos el Coordinador Nacional, Daniel Aimaretti.

Eran candidatos los delegados regionales salientes que conformaron la Secretaría Nacional en este período que termina. Entre los ocho candidatos, quedó elegida por mayoría de votos la delegada de la Región Buenos Aires, María Romina Chávez.

Ella será acompañada por la nueva Secretaría Nacional, conformada por los nuevos delegados regionales, que hasta el momento son: Celeste Belén Bustos (Región NOA), María Magdalena Ojeda (Región NEA), Nancy Pérez (Región PLATENSE), María Laura Contreras (Región CENTRO), Carlos David Galdame (Región PATAGONIA). Antes de Octubre, serán confirmados los delegados de las regiones BS. AS., LITORAL y CUYO.

Hubiera sido importante tener en este encuentro a todos los delegados regionales, por ello sería conveniente que las elecciones regionales y diocesanas de los delegados jóvenes se realicen el mismo día en que se elige el Equipo Diocesano y Regional.  

Acompañemos con la oración el trabajo de nuestros jóvenes. Caminemos con ellos, no delante de ellos, siempre dispuestos a ayudarlos. Alentando cada iniciativa. El Señor siempre pensó en grande para Argentina y lo sigue haciendo, ¿por qué nosotros nos conformaremos con poco? Soñemos junto a ellos, que el Señor espera mucho de Argentina.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo.

 Camina con Nosotros, Señor.

 María Santísima intercede por la RCC.  Amén

Yisella Noemí Grego

Adquirir el hábito del discernimiento

Adquirir el hábito del discernimiento

El Papa Francisco ha pedido al Espíritu Santo “que actúe en nosotros para que, tanto personal como comunitariamente, podamos adquirir el hábito del discernimiento” y “que nos haga ver siempre la unidad de la historia de la salvación a través de los signos del paso de Dios en nuestro tiempo y en los rostros de los que nos rodean (…)”.

Hoy, 18 de septiembre de 2019, con motivo de la Audiencia General,  el Santo Padre ha retomado el ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles a partir del pasaje “No sea que os encontréis luchando contra Dios (Hechos 5, 39). Los criterios de discernimiento del sabio Gamaliel (Hechos, 5-34-35.38-39)”.Se trata de un fragmento en el que los apóstoles son llevados ante el Sanedrín para ser juzgados y el fariseo Gamaliel decide contener los deseos de condena de muerte para aquellos. Para ello, enseña a sus compañeros a ejercer “el arte del discernimiento ante situaciones que van más allá de los esquemas habituales”, describió el Papa.

Catequesis del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

Continuemos nuestra catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles. Frente a la prohibición de los judíos de enseñar en nombre de Cristo, Pedro y los Apóstoles responden con valentía que no pueden obedecer a los que quieren detener el camino del Evangelio en el mundo.

Los Doce muestran así que poseen esa “obediencia de la fe” que luego querrán suscitar en todos los hombres (cf. Rom 1,5). Efectivamente, desde Pentecostés, ya no son hombres “solos”. Experimentan esa especial sinergia que les hace descentrarse de sí mismos y les hace decir: “nosotros y el Espíritu Santo” (Hch 5,32) o “el Espíritu Santo y nosotros”. Sienten que no pueden decir “yo”, solo, como hombres descentrados de sí mismos. (Hch. 15,28). Fortalecidos por esta alianza, los Apóstoles no se dejan atemorizar por nadie. ¡Tenían un valor impresionante! Pensemos que eran unos cobardes: todos escaparon, huyeron cuando Jesús fue arrestado. Pero, de cobardes se volvieron valientes. ¿Por qué? Porque el Espíritu Santo estaba con ellos. Lo mismo nos pasa a nosotros: si tenemos el Espíritu Santo dentro de nosotros, tendremos el valor de seguir adelante, el valor de ganar tantas luchas, no para nosotros mismos sino para el Espíritu que está con nosotros. No retroceden en su marcha de intrépidos testigos de Jesús Resucitado, como los mártires de todos los tiempos, incluidos los nuestros. Los mártires, dan la vida, no ocultan que son cristianos. Pensemos, hace unos años -también hoy hay muchos-, pero pensemos que hace cuatro años, esos cristianos coptos ortodoxos, verdaderos trabajadores, en la playa de Libia: todos fueron degollados. Pero la última palabra que dijeron fue “Jesús, Jesús”. No habían vendido la fe, porque había el Espíritu Santo con ellos. ¡Estos son los mártires de hoy!

Los Apóstoles son los “megáfonos” del Espíritu Santo, enviados por el Resucitado para difundir con prontitud y sin vacilación la Palabra que da la salvación.

Y realmente esta determinación hace temblar el “sistema religioso” judío, que se siente amenazado y responde con violencia y condenas a muerte. La persecución de los cristianos es siempre la misma: las personas que no quieren el cristianismo se sienten amenazadas y así dan muerte a los cristianos, Pero, en medio del Sanedrín, se alza  la voz diferente de un fariseo que decide contener la reacción de los suyos: se llamaba Gamaliel, hombre prudente, “doctor de la Ley, estimado por todo el pueblo”. En su escuela, San Pablo aprendió a observar “la ley de los padres” (cf. Hch 22,3). Gamaliel toma la palabra y enseña a sus hermanos a practicar el arte del discernimiento ante situaciones que van más allá de los esquemas habituales.

Demuestra, citando a algunos personajes que se habían hecho pasar por el Mesías, que todo proyecto humano primero puede despertar consenso y naufragar después, mientras que todo lo que viene de lo alto y lleva la “firma” de Dios está destinado a perdurar. Los proyectos humanos siempre fracasan; tienen un tiempo, como nosotros. Pensad en tantos proyectos políticos, y en cómo cambian de un lado a otro, en todos los países. Pensad en los grandes imperios, pensad en las dictaduras del siglo pasado: se sentían muy poderosos, creían que  dominaban el mundo. Y luego todos se derrumbaron. Pensad también en los imperios de hoy: se derrumbarán, si Dios no está con ellos, porque la fuerza que los hombres tienen en sí mismos no es duradera. Sólo la fuerza de Dios perdura. Pensemos en la historia de los cristianos, también en la historia de la Iglesia, con tantos pecados, con tantos escándalos, con tantas cosas malas en estos dos milenios. ¿Y por qué no se ha derrumbado? Porque Dios está ahí. Somos pecadores, y a menudo también damos lugar a escándalos. Pero Dios está con nosotros. Y Dios primero nos salva a nosotros, y luego a ellos; pero siempre salva, el Señor. La fuerza es “Dios con nosotros”. Gamaliel demuestra citando a algunos personajes que se habían hecho pasar por el Mesías, que todo proyecto humano primero puede despertar consenso y naufragar después. Por eso Gamaliel concluye que, si los discípulos de Jesús de Nazaret han creído a un impostor, están destinados a desvanecerse; pero si siguen a alguien que viene de Dios, es mejor renunciar a combatirles; y advierte: “¡ No sea que os encontréis luchando contra Dios! (Hechos 5:39).

Este hombre libre e inspirado se da cuenta de que los seguidores de Cristo son diferentes de cualquier secta, y se muestra lleno de temor de Dios al querer defender la vida de aquellos que, según sus hermanos, merecerían la muerte. Gamaliel demuestra, además, que está dotado de sabiduría profética, porque invita a los demás a no ceder a la tentación de la prisa y a aprender a esperar el desarrollo de los procesos a lo largo del tiempo. De hecho, Dios habla y se manifiesta también a través del tiempo, manifestando la “duración” o no de cada cosa.

Son palabras serenas y clarividentes que nos permiten ver el evento cristiano desde una nueva perspectiva y nos ofrecen criterios que “saben a Evangelio”, porque nos invitan a reconocer el árbol por sus frutos (cf. Mt 7,16). Llegan al corazón y logran el efecto deseado: los demás miembros del Sanedrín siguen su consejo y renuncian a las intenciones de la muerte, es decir de matar a los Apóstoles.

Pidamos al Espíritu Santo que actúe en nosotros para que, tanto personal como comunitariamente, podamos adquirir el hábito del discernimiento. Pidámosle que nos haga ver siempre la unidad de la historia de la salvación a través de los signos del paso de Dios en nuestro tiempo y en los rostros de los que nos rodean, para que aprendamos que el tiempo y los rostros humanos son mensajeros del Dios vivo.

SEMINARIOS DE INICIACIÓN DE LA VIDA EN EL ESPÍRITU SANTO

SEMINARIOS DE INICIACIÓN DE LA VIDA EN EL ESPÍRITU SANTO

SEMINARIOS DE INICIACIÓN DE LA VIDA EN EL ESPÍRITU SANTO

Tal como lo expresara el mes pasado, los Seminarios de Vida son la clave de este momento de la historia de la evangelización. Perdida la “cultura católica” una de las maneras de volver a tocar el corazón de las personas y de lograr de esa manera el “encuentro personal con Cristo” son los Seminarios de Vida. Por ello, e insisto en esta idea, debemos revisar, profundizar y multiplicar nuestros Seminarios de Vida.

Les sigo compartiendo lo que CONCLAT (Consejo Carismático Latino-americano) nos propone como elementos básicos de los Seminarios de Vida. En esta oportunidad les hago mención a lo que se nos propone sobre la metodología , los temas y secuencia.

 METODOLOGÍA

  • Proclamar el anuncio de la salvación, de manera clara y sencilla.
  • Compartir en pequeños grupos sobre los textos bíblicos.
  • Dar testimonios de personas que han experimentado una fuerte transformación.
  • Dedicar momentos personalizados de oración para los participantes del Seminario.
  • Suscitar el deseo de los participantes para vivir una profunda vida sacramental y vincularse de una manera activa a la vida eclesial (Parroquias/Grupos de Oración).

TEMAS Y SECUENCIA

  • Introducción (Presentación del Seminario y de la RCC)
  • El Amor de Dios
  • El Pecado y sus Consecuencias
  • La Salvación en Cristo
  • Fe y Conversión
  • Señorío de Cristo
  • La Promesa del Padre: el Espíritu Santo
  • Vida Nueva

Hasta aquí el texto de CONCCLAT. Quisiera dejar algunas preguntas para que podamos discernir, evaluar y mejorar.

SOBRE LA METODOLOGÍA 

  1. Quienes dan los temas del Seminario, ¿Son testigos confiables, es decir, expresan en los distintos ámbitos de su vida lo que están predicando? Especialmente, ¿Se ve esta coherencia entre fe y vida en el ámbito familiar, laboral y/o eclesial?
  2. El pastoreo (el cuidado y la atención) es un aspecto importante del Seminario de Vida. Quienes ejercen este ministerio, ¿Son hermanos crecidos en la fe y con el carisma?
  3. El Seminario de Vida renueva los Sacramentos de la Iniciación Cristiana. ¿Aseguramos tiempos y sacerdotes para la celebración del Sacramento de la Reconciliación y de la Eucaristía?

 SOBRE LOS TEMAS Y SU SECUENCIA 

  1. Los Seminarios tienen una lógica espiritual que debemos cuidar. ¿Respetamos los temas y su secuencia? ¿Hemos agregado o suprimido temas?
  2. Durante la prédica de los temas, ¿Los hemos catequizado haciendo perder el impacto kerygmático de los mismos?

Con respecto a esta última pregunta también ahora quisiera hacer mención a un riesgo (peligro, desviación) que se puede dar en los Seminarios de Vida. Lamentablemente en algunas ocasiones sucede que los temas del Seminario de Vida terminan siendo más una enseñanza que una predicación. La diferencia básica es que la predicación apunta al corazón mientras que la enseñanza apunta a la cabeza. Aporto un ejemplo para que se entienda. En el tema: “El pecado y sus consecuencias” (podría ser en cualquier otro tema), no es lo mismo que un participante de un Seminario de Vida salga convencido (no culposo) de su pecado y desee recibir el Sacramento de la Reconciliación, a que terminado el tema pueda explicar claramente qué es el pecado pero no muestre signos de arrepentimiento y conversión.

Para pensar, discernir y renovar.

¡Ven Espíritu Santo!

TURISMO CARISMÁTICO

TURISMO CARISMÁTICO

TURISMO CARISMÁTICO

El Padre Jacques Custeau es uno de los líderes de la Renovación Carismática en Canadá. Por su interés reproducimos aquí algunas de sus reflexiones sobre lo que él llama «turismo carismático».

Afirmaba el Padre Jacques: “ Es importante pertenecer a un grupo de oración, y yo creo que una persona puede pertenecer realmente sólo a un grupo. Ocasionalmente y para variar un poco puede ser bueno ir y orar con otro grupo o aprender cómo otros efectúan sus reuniones. Pero esto ocurriría sólo en contadas ocasiones y el resto del tiempo deberá ir a su propio grupo para orar.”

El crecimiento espiritual está conectado íntimamente con el pertenecer a un grupo de oración. Es allí donde llegamos a conocer a nuestros hermanos y hermanas. Con ellos podremos sobrellevar las cosas buenas y malas que nos ocurran.

El pertenecer a un mismo grupo también nos capacita para recibir enseñanzas constantes que nos fortalecerán entre nosotros para poder progresar espiritualmente. Añadiremos también que conociéndonos unos a otros podremos ejercitar la corrección fraterna cuando sea necesario, lo que nos ayudará a avanzar más. Echar raíces en un solo grupo es también señal de que la persona ya pasó de su época de simple consumidor.

Con mucha frecuencia las personas que circulan de un grupo a otro sin echar raíces en ninguno son las que sólo desean recibir sin dar. El decidir pertenecer a un grupo particular significa aceptar que tenemos nuestra parte de responsabilidad en ese grupo y por la gente en el grupo, y aún fuera de las reuniones de oración.

El turismo carismático también puede ser indicio de dos tentaciones muy sutiles:

  • La primera es sensacionalismo, que aún sin darse cuenta, la persona busca grupos con el deseo de ver milagros. Es importante recordar lo que el P. O’Connor escribió en su libro: «La Renovación Carismática: su origen y perspectiva»: ‘Un momento de oración profunda tiene un valor infinitamente mayor que el espectacular milagro o la más sorprendente profecía. La verdadera oración, en efecto, es la unión vital con Dios. Esto es lo que los carismas nos ayudan a lograr’.
  • La segunda tentación es la de escapar. La participación en los grupos de oración puede volverse una excusa para escapar de situaciones familiares o de la comunidad que preferimos evadir. Sería muy apropiado preguntar a las personas que van de una reunión a otra: ¿De qué están escapando ustedes? ¿Qué es lo que anda mal en sus casas o en sus comunidades?

Si su oración es un escape o pretexto para descuidar sus obligaciones, ¿Creen que las oraciones van a ser agradables a Dios?”

 El P. O’Connor también dice: «Puede suceder, desde luego, que la oración se convierta en una excusa para descuidar otras responsabilidades. Pero entonces deja de ser oración auténtica: no es más que apariencia externa que se convierte en hipocresía«.

Hermano, hermana, es bueno que perseveres en un grupo de oración.