Mensaje del Nuevo Coordinador Nacional a los Hermanos Renovados

Daniel Aimaretti  Coordinador Nacional: Querida familia de la Renovación Carismática Católica de Argentina, es una gran alegría para mí  llegar a todos ustedes con el primer boletín digital de la RCC Nacional.  Deseo sea una herramienta de comunión e información permanente de todo lo referente a la RCC diocesana, regional, nacional e internacional. Anhelamos con el equipo nacional poder llegar a todos ustedes al menos una vez por mes al principio y si es posible con más frecuencia. Para que cumpla el cometido que todos esperamos es necesario el aporte informativo de todos los equipos diocesanos y regionales. Quiero también compartir con ustedes que hemos concretado un gran logro que nos permite satisfacer una gran necesidad.  Contamos hace menos de un mes  con una secretaria administrativa rentada monotributista, que desarrolla su tarea en la sede ubicada en Café con Dios en la ciudad de Córdoba, cedida gratuitamente a nuestro movimiento, por lo que las informaciones pueden dirigirla al siguiente correo electrónico  secretariaecona@gmail.com de esta manera teniendo las noticias de  todos ustedes podremos estar más  integrados  conociendo lo que está ocurriendo y, o los eventos futuros de todas las diócesis del país como la gran familia renovada nacional que somos.

Asimismo queremos que este boletín pueda llegar a todos los hermanos para que  conozcan esta corriente de gracia que surgió al impulso del Espíritu Santo con abundancia de dones y carismas puestos al servicio de la Iglesia y  que actualmente existe en más de 220 países. Para lograr esto ustedes van a tener la posibilidad voluntariamente de suscribir a otros hermanos mediante un link que agregaremos en el boletín.

Les recuerdo que el 18 de Febrero de 2017 es el día en que se cumplen los 50 años de la irrupción del Espíritu Santo a un grupo de jóvenes que estaban realizando un retiro en Estados Unidos, esa fue la chispa que encendió la llama de la RCC que se extendió por todo el mundo. Este día que también es sábado como en esa oportunidad hemos decidido que se celebrara en todas las diócesis del país este acontecimiento realizando una gran fiesta recordando la historia y los objetivos de nuestra identidad, dando así gracias al Señor por su presencia viva en nosotros.

En este año del Jubileo vamos a profundizar en la formación y continuaremos invitando a nuestros encuentros nacionales a los mejores exponentes internacionales de nuestra corriente de gracia a fin de que nos nutran con sus experiencias y testimonios. Les quiero informar que para nuestro primer encuentro que tendrá lugar del 17 al 19 del mes de Marzo de 2017 en el que celebraremos el Jubileo de los 50 años confirmo su presencia como predicador David Mangan uno de los testigos   de la acción del Espíritu Santo en el retiro fundacional de los 25 jóvenes en el que nació nuestra corriente de gracia. Es un gran privilegio de contar con su presencia por primera vez en nuestro país.

Hemos decidido confeccionar y difundir una lista de predicadores nacionales avalados por sus diócesis con el motivo que los mismos puedan ser convocados  para eventos diocesanos con la certeza de que comparten nuestra identidad.

Hermanos, nuestro movimiento tiene como célula básica al Grupo de Oración que se reúne fundamentalmente en las parroquias y capillas para alabar, orar, leer la Palabra y profundizar en nuestra fe guiados por el Espíritu Santo, colaborando con el plan pastoral del párroco y de la diócesis. Sin olvidar que la RCC  trasciende a la parroquia, diócesis, región y nación,  ya que es un movimiento internacional de Derecho Pontificio como lo proclama el preámbulo del estatuto del ICCRS promulgado por la  Santa Sede el 14 de Septiembre de 1993. Nuestra tarea especial como lo manifiesta el Papa Francisco es “COMPARTIR CON TODA LA IGLESIA LA GRACIA DEL BAUTISMO DEL ESPIRITU SANTO” y de llevar el Amor de Dios y el Evangelio a todos los que lo necesitan, con nuestra identidad que se manifiesta por la alegría y el ardor misionero.

Debemos encender el fuego de Pentecostés en todos los rincones del país, y para eso tenemos que prepararnos para realizar una predicación itinerante, con todos los medios necesarios, hermanos para anunciar la Palabra, ministerios de música que contagien con su alegría, sistemas audiovisuales para atraer a todos y compartir  alabanzas,  predicaciones  y  oraciones de sanación interior que tanta falta hace a nuestra sociedad. Para esto debemos contar con los medios de traslado necesarios, motor home, colectivos, que nos permitan desplazarnos por todo el territorio.

Fortaleciéndonos en nuestra identidad y por ser el movimiento más importante de la Iglesia Católica tenemos que hacer planes para que en el futuro podamos contar no solo con una secretaria permanente, sino también colaborar con Hermanos que tengan deseos de consagrar sus vidas al Señor y  también trabajar para poder tener casas de formación para sacerdotes  que compartan nuestra identidad carismática.

El Señor en el Evangelio de San Marcos capítulo  9 versículo 23, nos dice TODO ES POSIBLE PARA EL QUE CREE, nosotros Creemos, y tenemos Fe y estoy seguro de que el Señor va a seguir obrando maravillas en nosotros su pueblo orante. Estamos frente a un hermoso desafío que debe fortalecernos y animarnos para seguir anunciando al Señor a tiempo y a destiempo, El Papa Francisco nos pide que salgamos a la periferia y eso es lo que la RCC de argentina debe asumir porque esto es esencial a su identidad y objetivo. Hemos sido generados por la fuerza y el poder del Espíritu Santo. NO TENGAN MIEDO, dice siempre el Señor, TENGAMOS FE Y ALEGRÍA PORQUE EL SEÑOR VA SIEMPRE DELANTE DE NOSOTROS CUANDO CAMINAMOS EN FE.

Queridos hermanos, deseo que este trienio que comenzamos nos permita caminar juntos creciendo en número y consolidando nuestra identidad unidos en la fe con nuestra diversidad cultural. Ruego a nuestra  Madre  así como acompaño a su hijo,  nos siga acompañando y guiando en nuestro caminar.

Gracias por vuestro servicio, entrega y perseverancia. Como en toda verdadera familia nos necesitamos mutuamente y yo necesito de sus oraciones, sus observaciones y consejos. Que el Señor sea prodigo en sus bendiciones a ustedes y sus familiares.  Me despido con el amor de Cristo y María.  Un fuerte abrazo