P. GABRIEL LAURÍA. VICEASESOR RCC ARGENTINA

 Con el inicio de CHARIS el Papa Francisco ha sido muy claro en marcar el rumbo que quiere para y espera de la Renovación Carismática Católica. El discurso del Santo Padre, que fue reproducido por varios medios, lo retomaron los nuevos líderes de CHARIS para expresar cuál sería el objetivo de la nueva estructura de Servicio.

 Recordemos estos tres objetivos:

  1. Compartir con toda la Iglesia el don del Bautismo en el Espíritu Santo.
  2. Volver a las raíces ecuménicas.
  3. El servicio de los pobres.

 Ahora sabemos hacia dónde debemos caminar, los objetivos son claros. Lo que ahora debemos buscar son los caminos para que esos objetivos se hagan realidad. La pregunta que ahora debemos hacernos es ¿Qué pasos, con qué estrategias, qué caminos seguimos para hacerlos realidad?

 El primer objetivo tiene una de las herramientas más preciosas y privilegiadas que el Señor nos ha regalado: los SEMINARIOS DE VIDA. Por eso debemos revisar cómo estamos preparando, predicando y aprovechando nuestros Seminarios de Vida.

 En el año 2015 el CONCCLAT, después de varios años de trabajo y con la colaboración de los Coordinadores y Asesores Nacionales de la RCC de toda Latinoamérica, elaboró un subsidio en el que se dan pautas concretas y claras. Comparto con ustedes algunas apreciaciones de este lineamiento para que podamos seguir creciendo.

 Comienzo con las características propias de los  Seminarios de Vida y lo referente al Equipo de Servicio.

CARACTERÍSTICAS 

  • Los Seminarios de Vida en el Espíritu son oportunidades privilegiadas de evangelización.
  • Tienen el propósito de suscitar un encuentro personal con Jesucristo y de aceptación de su señorío, lo cual es una experiencia fundamental para nacer a la vida de la fe.
  • Están enfocados fundamentalmente a anunciar el kerigma: La Buena Noticia de la salvación.
  • El objetivo fundamental de los Seminarios de Vida es llegar a la experiencia de recibir el Bautismo en el Espíritu Santo.
  • Son espacios de un encuentro vivencial con la Santísima Trinidad. La sencillez y la intensidad de la experiencia de Dios son sus características más notables.
  • Son cenáculos/aposentos altos donde siempre está presente la Virgen María intercediendo por el Bautismo en el Espíritu de sus hijos e hijas.
  • Juegan un papel importante en unir a las personas en un contacto más estrecho con la Palabra de Dios.

EQUIPO DE SERVICIO 

  • Es el equipo encargado de planear, programar y desarrollar el Seminario de Vida en el Espíritu. Para tener un equipo ungido y efectivo, se deben considerar las siguientes pautas:
  • Estar conformado por servidores con experiencia en la RCC, con buen testimonio de vida, una excelente formación y conocimiento profundo de lo que es el Seminario de Vida en el Espíritu.
  • Deben ser personas que viven constantemente la experiencia del Bautismo en el Espíritu.
  • El equipo debe estar en constante oración antes, durante y después de cada Seminario de Vida en el Espíritu, pidiéndole a Dios la unción, los dones y los carismas necesarios para la efectividad del Seminario.
  • Tener entre sus miembros buenos servidores con carismas de predicación, pero que hagan parte de la comunidad misma. Es clave la predicación testimonial.
  • Tener un equipo de servidores con el carisma de intercesión, orando y en discernimiento constante a medida que avanza el Seminario, para estar al tanto de la evaluación y orientación del mismo.
  • Contar siempre con el apoyo del clero, de manera que existan oportunidades para celebrar el sacramento de la Reconciliación y/u orientar espiritualmente a los participantes de acuerdo a su estado actual de vida.
  • Apoyar el pastoreo de grupos pequeños de reflexión y oración, contando con servidores formados adecuadamente para este servicio.

 Hasta aquí el texto del CONCCLAT. Quisiera dejar algunas preguntas para que podamos discernir y evaluar.

SOBRE EL QUÉ SON LOS SEMINARIOS DE VIDA 

  1. ¿Los descubro como espacios de evangelización de la Iglesia y para la Iglesia o sólo son una actividad interna de la RCC?
  2. ¿Tienen esa característica de sencillez y profundidad o están sobrecargados con agregados que no hacen a la esencia del Seminario?
  3. ¿Es real el Bautismo en el Espíritu en las personas o es sólo sobrexcitación emocional lo que queda después del Seminario de Vida? Sugiero leer este artículo: http://www.catolico.org/diccionario/bautismo_espiritu_santo.htm

SOBRE EL EQUIPO DE SERVICIO 

  1. Los que preparan, predican y evalúan el Seminario de Vida, ¿Son realmente las personas adecuadas y con las condiciones mencionadas?
  2. ¿Tenemos en cada Seminario de Vida un Ministerio de Intercesión?

 Quisiera hacer mención a un riesgo (peligro, desviación) que se puede dar en los Seminarios de Vida, especialmente si son para jóvenes y dados por jóvenes. A veces el predicador siente la tentación de pensar que si usa un vocabulario más coloquial (parecido al de nuestras conversaciones cotidianas) el mensaje puede llegar más fácilmente al corazón de los hermanos. En esto debemos ser muy cuidadosos porque el mensaje de Dios, si bien es cercano, no es el del hombre. El predicador ha de abstenerse por completo del uso de expresiones desubicadas o “malas palabras”, ni siquiera con la excusa del lenguaje cotidiano o “habitual”. La Sagrada Escritura (Dios hablando a su Pueblo) nos lo dice claramente: Lc. 6,45 “…de la abundancia del corazón habla la boca”; Ef. 4,29 «No profieran palabras inconvenientes, al contrario, que sus palabras sean siempre buenas» y en Ef. 5,3-4 «En cuanto al pecado carnal y cualquier clase de impureza o avaricia, ni siquiera se los mencione entre ustedes, como conviene a los santos. Lo mismo digo acerca de las obscenidades, de las malas conversaciones y de las bromas groseras: todo esto está fuera de lugar. Lo que deben hacer es dar gracias a Dios.»

Para pensar, discernir y renovar.

¡Ven Espíritu Santo!