BOMBA “H”= INTERCESIÓN PROFÉTICA

Estar con Cyril John y su esposa Elsamma en nuestra diócesis de Cruz del Eje, y la semana pasada en Villa Giardino, fue una experiencia de “Bomba H”. ¿Por qué?  Porque la bomba H genera energía poderosa cuando los átomos se UNEN a velocidades de la luz. ¡Eso nos pasó! UNIDOS en los talleres, UNIDOS en el Jericó realizado en Giardino, y luego UNIDOS en la Jornada Abierta del martes y para servidores el miércoles en Cruz del Eje… ¡La bomba detonó para ya no parar!  Es una reacción todopoderosa en cadena que será imposible de detener, está explotando de menos a más, lo estoy viendo entre mis hermanos de esta diócesis y lo estoy escuchando de hermanos de nuestra nación.

Percibimos claramente que se movilizó un poder sobrenatural que estará llevando a cada pueblo, a cada ciudad y a nuestra patria entera a un nuevo destino, el que Dios Padre tiene en su corazón, y Él nos hizo saber su gozo de que su espera terminó, que  ha encontrado en nuestra hermosa Iglesia Católica, en esta bendita Corriente de Gracia durante esta semana intensa, los  intercesores proféticos que buscaba para poner en marcha Su Plan, y que éstos ya se están ubicando en la brecha y construyendo un muro todopoderoso” (lee Ez 22,30).

Cuando algo va a suceder, dice la Escritura, nuestro Padre Dios adelanta los acontecimientos a sus profetas, como reconoce el profeta Amós «porque el Señor no hace nada sin revelar su secreto a sus servidores los profetas»  (Amós 3,7). Y es que el profeta no es un adivino, sino el que ausculta el corazón de Dios y empareja su corazón con el de Él; es el que sabe ver las señales y discernirlas correctamente, por eso el Señor nos regaña diciendo: “Al atardecer ustedes dicen: Hará buen tiempo, pues el cielo está rojo y encendido.Y por la mañana: Con este cielo rojo oscuro, hoy habrá tormenta. Ustedes, pues, conocen e interpretan los aspectos del cielo, ¿y no tienen capacidad para las señales de los tiempos? «(Mateo 16,2-3)

  El Señor Jesús nos hizo saber sus secretos en esta increíble semana y nos empezó a capacitar para leer las señales de estos tiempos de Argentina.

En nuestra diócesis créanme que hay una verdadera revolución. Un párroco distante 70 km del Evento, trajo a los alumnos de su Colegio a la Jornada abierta, y era increíble ver a esos chicos orar unos por otros y por su país, su familia, etc. Estaban felices.

Un negocio cerró sus puertas mucho antes de su horario habitual porque su dueño sabía del deseo de sus empleados de asistir a este Encuentro. Colocó este cartel: “CERRADO-  Estamos en la Parroquia del Valle alabando a nuestro Señor, en un Encuentro de Oración, junto a un predicador que viene de la India, Cyril John.   Quien esté leyendo este cartel, está invitado por el MISMÍSIMO JESÚS a vivir un encuentro personal con Él…” Fue trascendental para sus vidas; entre ellos comentaron sorprendidos que sólo en la media hora que abrieron vendieron lo mismo que se vende en toda una tarde. Comprendieron que Dios se ocupa de nosotros, cuando nosotros, nos ocupamos de Él.

Fue impactante para mí ver a Cyril y Elsamma, hombre y mujer de Dios…¿Por qué de Dios? Por la sencillez de corazón que en todo tiempo manifestaron. Dios es sencillo, amoroso, simple. Así son ellos. Son Palabra viviente de la famosa cita de Jesús: “Así también ustedes, cuando hayan hecho todo lo que les ha sido mandado, digan: “Somos servidores no necesarios, hemos hecho lo que era nuestro deber”. (Lc 17,10)   Aprendimos aquí no solo escuchando y haciendo los talleres, sino viéndolos. Un verdadero discipulado nos permitieron vivir. Eso también es enseñanza de altísimo valor para luego trasmitir a nuestros hermanos, el marcar el rumbo de la intercesión profética con oración, Palabra de Dios y discipulado profético.

Nos quedó clarísimo el multiplicar la obra. Hicimos dos entrenamientos de intercesión profética locales en lo que va del año; pero lo de esta semana nos redirecciona, nos capacita para ver las señales de los tiempos y nos afina en lo central: saber qué hay en el corazón de Dios. Dentro de pocos días los referentes de intercesión profética se reunirán para multiplicar las células de intercesión por toda la diócesis.

Por último, quiero decir claramente que esta bomba H que ya detonó sacudió la “modorra carismática”, el adormecimiento de carismas esenciales para la intercesión y la evangelización.

Se ha levantado un ejército de intercesores proféticos, seremos testigos de un nuevo destino para Argentina, y como dijo la reina de Inglaterra en la Segunda Guerra Mundial: “Le temo más a un ejército de personas orando, que a un ejército militar”.

¡Así será!

¡Amén, amén!

Te invito que finalices esta lectura cantando junto a mí estas estrofas de tal manera que  resuenen en toda la Argentina:

“Rey de Reyes, Señor de señores ¡Gloria! ¡Aleluya!

¡Cristo, Príncipe de paz!  ¡Gloria! ¡Aleluya!

“¡¡¡NO HAY SER QUE PUEDA HACER LAS OBRAS COMO LAS QUE HACES TÚ!!!”

Daniel Montes. Coordinador Región Centro.