FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN

«Levanta tus ojos y mira» Jn 4,35. Con esta consigna regresamos de la Reunión del Equipo Coordinador Nacional (ECONA) del mes febrero de este año.

«Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo» Jn 13,1. Jesús nos ha amado. Jesús nos acompaña en nuestro caminar como familia carismática nacional.

Al revisar nuestros desafíos en cada servicio para la región y en la nación valoramos a cada uno según su historia personal,dando gracias por el llamado que Jesús a hecho y la comunidad lo confirma.

Su amor es así: personal. El amor de Jesús nunca decepciona, porque Él no se cansa de amar, como no se cansa de perdonar, no se cansa de abrazarnos.

Tengo la certeza que el ECONA reunidos en Tucuman va encontrando la línea inspiradora que el Espíritu Santo sucita para este tiempo como equipo de servicio para llegar a nuestros hermanos mas alejados.

El paso del Señor por nuestra vida es un buen momento para desmontar la imagen que albergamos acerca de nosotros mismos. La conversión lo requiere como primer paso. El segundo es la conciencia de pobres que ha de crecer en nuestro interior. El camino hacia la Pascua es de aquellos que se sienten pobres, porque lo recorre el Cristo-Siervo. Identificarse con Él, «tener los mismos sentimientos que Cristo Jesús», requiere tal actitud. Y un primer descubrimiento por nuestra parte es que el seguimiento nos encamina por la cruz a la resurrección, que Cristo no nos dejará donde Él nunca se queda, en la derrota del pecado, sino que nos regalará gratuitamente la participación en su victoria sobre la muerte y sobre la limitación humana

En esta semana santa he orado por cada uno de ustedes para que no perdamos la valentía de gritar al mundo, por mas solidaridad, por la vida, por los pobres, etc.

Les invito a que con esta Resurrección de Jesús en tu vida puedas llevar a tu grupo de oración esa Luz que brilla para la salvación.

Demos gracias a nuestro creador por ser portadores de su PALABRA y testimoniar en la IGLESIA la gloria eterna la que nos va conquistando día a día.

La misión de las mujeres y de la Iglesia es ponerse en marcha, la primerísima «Iglesia en salida», como dice el papa Francisco, para anunciar a los discípulos y a Pedro qué hay que hacer para encontrarse con el resucitado, indicándoles que hay que ir a Galilea para verlo pues así lo había dicho. Para encontrarse con el Resucitado no es necesaria ni siquiera una aparición prodigiosa. Lo que hemos de hacer todos para encontrarnos con el Resucitado es ir a la Galilea del Evangelio para recordar las palabras y obras Jesús. Al hacer memoria del plan de Dios sobre el Hijo del Hombre y de su entrega por amor en manos de los pecadores, pero a favor de ellos, recordando su crucifixión como Hijo de Dios y la resurrección como culmen del proceso de la manifestación de Dios en Cristo, ya se siente la fuerza y la presencia del Resucitado, que impulsa a comunicar la noticia pascual, que cambia de rumbo la existencia humana.

A mis hermanos Sacerdotes agradecerles de corazón por el servicio que hacen en sus diócesis junto a sus equipos de trabajo, para la viña del Señor.

La misión actual de la RCC consiste en avivar la fuerza de la Palabra de Jesús, cuyo recuerdo la actualiza y cuya proclamación la celebra como palabra regeneradora de una nueva humanidad, para vivir en el amor fraterno y en la gran alegría de que el amor de Dios ha triunfado sobre la injusticia, sobre el pecado y sobre la muerte en este mundo. Injertados en Cristo Jesús por el bautismo, los creyentes experimentamos que con él y por él hemos dado muerte a todo pecado y podemos vivir en la permanente alegría de la gracia con la capacidad irrevocable de no pecar. Pero no podemos bajar nunca los brazos en la lucha contra el mal mientras estamos en este mundo. Que tengamos la capacidad para hacerlo no significa ni garantiza que siempre lo hagamos. Sin embargo, estando unidos a Cristo crucificado y resucitado, en nosotros se ha generado una personalidad nueva para caminar en la novedad de vida en el Espíritu.

Estemos atentos a nuestros jóvenes para que lleven la madures de la renovación a todos los ámbitos que tengan que representarnos, oremos mucho por ellos.

FELICES PASCUAS DE RESURRECCIÓN.

Que Maria Nuestra Madre nos ayude a crecer en Fraternidad y nos guié con su maternal ternura.

Mensaje del Asesor Nac. Padre Juanito

Mensaje del Asesor Nac. Padre Juanito

A UNA SOLA VOZ. JESÚS ES EL SEÑOR

Empezar la cuaresma es acoger también la llamada a la conversión que Jesús nos hace, escuchando el mensaje del Evangelio y la propuesta de incorporarnos plenamente en la dinámica del Reino de Dios, revisando nuestras actitudes, nuestras conductas y nuestro estilo de vida, asumiendo con Jesús y como Jesús el camino hacia la pascua. Convertirse es creer en el Evangelio de la Pasión. Es un camino de pruebas, de conversión, de dificultades y, a veces, de conflictos por causa de la fidelidad, a través del cual se puede ir configurando en cada uno de nosotros una criatura nueva, impulsada por el Espíritu de Dios en la identificación con Jesús. Éste, con su muerte por fidelidad a la voluntad del Padre, ha conseguido la gracia y el perdón de Dios para el género humano, así como la rehabilitación del hombre pecador, y quiere llevar a cabo la transformación del corazón humano con su entrega por amor en el sacrificio redentor de la cruz.

Despertar la conciencia de pertenencia trae un gozo inmenso en el corazón, es por eso que pronto el ECONA seguirá madurando criterios y responsabilidades para bien de cada región y sus servicios de las respectivas secretarias.

Después de vivir un año jubilar con muchas expresiones en el mundo y en nuestro continente, sigamos evangelizando con poder, hemos sido llamados a eso, a transformar el mundo sacerdotes, religiosos y laicos como una sola familia para llevar el amor al prójimo con nuestro testimonio.

La llamada a la conversión conlleva, principalmente, un cambio de mentalidad, » Se les pidió despojarse del hombre viejo al que sus pasiones van destruyendo, pues así fue su conducta anterior, y renovarse por el espíritu desde dentro. Revístanse, pues, del hombre nuevo, el hombre según Dios que El crea en la verdadera justicia y santidad » Ef 4, 22-24

No quiero dejar de agradecer los esfuerzos que hace cada hermano en su grupo de oración, en sus parroquias. Sigan sirviendo con firmeza. Cuiden esta Renovación Carismática que hoy les toca pastorear.

Que María de Nazaret nos guíe para seguir a Jesús y escuchar su voz.

Mis saludos cordiales

P Juan Miranda Cavero.

Mensaje del Asesor Nacional

Mensaje del Asesor Nacional

QUERIDA FAMILIA DE LA RENOVACIÓN CARISMÁTICA

Al finalizar el año demos gracias a Dios por su gran bondad y ternura, por su misericordia. 50 años viviendo un nuevo pentecostés nos animaba a Celebrar estas bodas de oro que nos llevó a discernir en cada evento y a ser agradecidos por cada hermano para custodiar nuestra identidad.

Nos interpela a seguir apostando por la comunión y la corrección fraterna en cada equipo de servicio, de ese modo poner nuestra atención al que nos llamó a servir al prójimo.

Nos espera 2018 con muchas expectativas, en los eventos para el crecimiento de la fe y la madures espiritual de los orantes y servidores.

Los cuatro ejes temáticos deben ser motivadores para seguir evangelizando y todos los materiales que tenemos en mano compartirlos en las escuelas de formación.

Oremos por el CONCCLAT  ya que tendremos nuevas autoridades en 2018. Que en cada país podamos alentar con un Jericó o lo que el Espíritu suscite.

Unidos con nuestros líderes a nivel mundial, James Murphy presidente y Dc. Christof Hemberger vicepresidente representantes del  ICCRS, oremos por ellos y confiemos que el Espíritu Santo los guiara para este servicio.

Que en esta Navidad Jesús de Nazaret con su Nacimiento nos traiga paz a nuestros hogares y mucha bendición en nuestra entrega cotidiana a los más débiles y sufrientes.

Mis saludos cordiales en Cristo y María nuestra madre

P. Juan Miranda Cavero

Carta de Agradecimiento a nuestros hermanos de la RCC

Carta de Agradecimiento a nuestros hermanos de la RCC

Queridos hermanos y hermanas de la RCC. Querida familia renovada por el Espíritu Santo, hace ya un año que comenzó la tarea del nuevo equipo nacional ECONA, y hemos tratado de avanzar en los objetivos que hacen a nuestra identidad evangelizadora en el Espíritu.

Ha sido un año pleno de acontecimientos celebrando el Jubileo en cada una de las diócesis y grupos de oración donde se ha custodiado nuestra identidad, gracias a cada uno de los responsables y colaboradores de los Grupos de Oración, ustedes constituyen el pilar de nuestro movimiento. Gracias a los equipos diocesanos por pastorear y acompañar en el día a día a cada uno de estos grupos.

También debo agradecer la colaboración del coordinador nacional saliente Rubén Sánchez quien en todo momento estuvo presente aportando su experiencia. Y contribuyendo a que este año de transición sea ordenado y de crecimiento para la RCC Argentina

Tengo que agradecer la colaboración, apertura y servicio del hermano y amigo Antonio Melone coord. diocesano de Córdoba, que nos facilitó las instalaciones de Café con Dios para nuestras reuniones y secretaría, además de su trabajo personal que posibilitaron y facilitaron enormemente la tarea, como así también de los miembros del CAE (Consejo Asesor Económico) que tuvieron a su cargo la enorme tarea de control, compra, venta y registración financiera  realizando un excelente trabajo.

Tenemos la suerte con contar con una secretaria administrativa, Jimena, que nos ayuda a poder estar permanentemente conectados. El boletín informativo es un ejemplo de su trabajo, y esta debe ser una herramienta que tenemos que utilizar para que todos conozcan esta corriente de gracia, y puedan apreciar la seriedad y formación que permanentemente incluimos en los boletines. Estamos trabajando para actualizar y renovar nuestra página Web donde cada región tiene su espacio para informar sobre los grupos de oración diocesanos sus días de reunión y ubicación, y los proyectos y tareas que están realizando como equipos diocesanos y regionales. Además vamos a colocar en la página enseñanzas y trabajos para colaborar con la formación permanente.

No quiero cerrar esta breve reflexión sin destacar especialmente la bendición que tenemos de contar con el Obispo referente HAN LIM MOON, que se ha comprometido con nuestra corriente de gracia  acompañando y asesorando. Muchas gracias Monseñor por su servicio.

A todos los miembros del ECONA y especialmente al padre Juanito incansable y siempre dispuesto a servir, muchas, gracias y mis oraciones para que el Señor nos siga bendiciendo en este su servicio.

Con afecto Daniel Aimaretti